evaristo cultural
revista virtual de arte y literatura
número 7

 
Indice
* Portada / Staff
* Editorial
* Daniel Muxica
por Damián Blas Vives
* Apuntes Extravagantes
por Daniel Muxica
* El vientre convexo
por Daniel Muxica
* Las maravillas del doctor Tulp
por Daniel Muxica
* Selección de poesías
por Daniel Muxica
* PRESENTACIÓN OFICIAL
en la Biblioteca Nacional
* Horacio González
Director de la Biblioteca Nacional
* Alí Mustafá
Subsecretario de Cultura de la Nación
* Damián Blas Vives
Codirector de Evaristo Cultural
* José María Gatti
Periodista, escritor, columnista de la revista
* Osvaldo Gallone
Periodista, escritor, columnista de la revista
* Rodrigo de Echeandía
Codirector de Evaristo Cultural
* Entrevista a Roberto Baschetti
El archivista del peronismo
* Entrevista a Patricio Pron
La construcción de la memoria
* Entrevista a Irene Gruss
La mitad de la verdad
* Entrevista a Benjamín Prado
Literatura y derechos humanos: Gente mala que camina
* Entrevista a Eduardo Mileo
De profesión: poeta
* Marosa de Giorgio. Iniciación de un cruz o la eternidad de un bosque
por Laura Mazzocchi
* "La casa chorizo"
por Darío Villar
* El hombrecito del azulejo
por Manuel Mujica Lainez
* Fiesta, 1980
por Junot Díaz
* Corazón tan blanco
por Javier Marías
* Todas las mariposas amarillas van para el río
por Roxana Artal
* Chip Montaigne. Ensayo sobre el ensayo
por Rafael Cippolini
* Así me siento
por Rafael de la Iglesia
* Con todo respeto
por Osvaldo Gallone
* Gato, Gatti, Gatos
por José María Gatti
* Cajón desastre
por Amalia Sato
* Al pie de las letras
por Luis Adrián Vives
* [ Un lado olvidado ]
por Luis Adrián Vives
* [ Evaristo de Buenos Aires ]
* Billie Holiday. Biografía coral y testamento sonoro
por Damián Blas Vives y Francisco Campos
* PJ Harvey
por Laura Mazzocchi
* Transición: de la piedra pómez al duvet
por Alejandro Truant
* Entrevista a Gerardo Busto
El caballero de la mesa redonda
* Entrevista a Eric Jerome Dickey
Un sicario en Buenos Aires
* Spider-lío
por Luciano Villar
* Ciruelo. El Señor de los dragones
por Eliseo Viola y Guido Varela
* Entre Discos
por Nicolás Prior
* Birome Kamikase
por Juan Martín Sigales
* El margen de la hoja
por Daniela Ruggeri
* Crónicas del BAFICI
por Luciano Villar
* Cazador de pelo blanco
por Germán Kijel
* El castigo del castigador
por Luciano Villar

 

Ciruelo.
El Señor de los dragones
por Eliseo Viola y Guido Varela

"Fantasía Ancestral" se llamó la última exposición que Ciruelo Cabral presentó en la Sala Villa Villa del Centro Cultural Recoleta, donde mostró sus últimos dibujos, pinturas y piedras pintadas (petropictos), que se mezclaban con las proyecciones del artista en sus diversas etapas de creación. Las escenografías, las luces y los sonidos alrededor de sus trabajos, junto a la música —compuesta por el  propio "Señor de los dragones"— enmarcaban perfectamente su obra, permitiendo al visitante introducirse en su misterioso y maravilloso mundo.

 

Así como para J.R. Tolkien ya existían los ogros, las arañas, los enanos o los hombres —como si fueran su pura creación— antes de que el autor narrara historias épicas y mitológicas nada de eso era real o hubiera existido. Lo mismo parece suceder con Ciruelo Cabral porque antes de sus trazos los dragones tampoco parecieran haber existido nunca. Una pincelada suya sobre un lienzo recrea el más maravilloso mundo fantástico, repleto de criaturas llenas de vida.
La cita se realizó en el Centro Cultural Recoleta, entre febrero y abril de este año, bajo un nombre que al mismo tiempo se transformaba en consigna: "Fantasía Ancestral".
La muestra en su totalidad repasó los estilos más característicos del autor. Hablamos de totalidad porque la ambientación fantástica de un mundo perdido y mitológico, lleno de dragones, peñascos, riscos de piedra, hadas y guerreros ya se advertía desde la entrada, donde podíamos ver un par de volumetrías inspiradas en dos obras famosísimas del artista que custodiaban el ingreso a la sala en donde nos esperaban otras creaciones ansiosas de ser admiradas.
La exposición se centró en producciones legendarias de su carrera profesional. El tema general del evento circundaba lo místico y, en general, la temática de dragones y figuras mitológicas se sobrepuso a otros como los paisajes, los animales reales plasmados en piedra, algunos retratos, etc.

Al comenzar a recorrer la colección, en la primeras paredes, una desilusión podía invadir al espectador al identificar que las obras de esa etapa del evento eran reproducciones de alta calidad en un soporte texturado, que pretendía imitar al lienzo de tela del original. Sin desmerecer la muestra, el ideario popular supuso que el espectador se iba a encontrar con obras originales del célebre artista, pero en esta primera parte no fue lo que ocurrió.
Para buena suerte del ansioso fanático de Ciruelo, las reproducciones se limitaron hasta la mitad del recorrido ya que, a partir de aquí, se encontraban los originales en acrílico, acuarelas y óleo, obras en las que se puede apreciar el trazo, el pulso y los niveles de construcción de cada pieza para lograr degradados, volúmenes y colores realmente atrapantes.

También hubo proyecciones en las que el protagonista era el mismo Ciruelo mostrando los procesos de producción de sus obras en un clima celta que inundaba el ambiente con una mística medieval casi épica. No olvidemos que el artista está radicado en Barcelona desde hace más de 20 años. Estos videos inéditos del artista en plena acción, mostrando paso a paso el recorrido de su pincel sobre lienzos, maderas o piedras en la playa, también deja ver o imaginar por momentos el semblante de un hombre tranquilo, sentado en su silla de madera, alcanzando la calma y paciencia necesarias para dejar que su mente le diga a su mano hacia dónde dirigir la herramienta que dará vida y color a un maravilloso mundo de fantasía en el que nosotros somos meros, aunque dichosos, observadores encerrados en una sala de un museo.

Hacia el final de la muestra, la otra faceta del artista: los petropictos. La génesis de este estilo —propio del artista— se remonta a un episodio de su vida, en el que encontró una rara piedra que luego obsequió a un amigo español. En ella escribió una dedicatoria con tinta, hecho que derivó en esta técnica creada por él y que consiste en dibujar animales y seres mitológicos en rocas a modo de esculturas, rescatando y aprovechando su forma y relieve natural, marcas y texturas. De esta manera logra emular un efecto de tres dimensiones sobre las piedras que, al observarlas, parecen talladas. Cada dibujo realizado sobre las rocas adquiere vida, debido a los trazos recorren cada volumen, grieta e imperfección de la superficie y se amoldan a ella para lograr un efecto tridimensional único.

El evento fue una muestra más de la calidad y talento de este artista argentino, que decide pasear sus obras por el mundo, y que siempre elige hacer una escala en su tierra para hacernos partícipes de su deliciosa labor.
¡Gracias Ciruelo!


[ subir ]